Afortunadamente, hoy contamos con la ayuda de cerrajeros rápidos en Ciutat Vella, Barcelona que nos resultan de gran utilidad para solventar multitud de dificultades en nuestra vida diaria. ¿Pero te has planteado cómo era todo en los comienzos? ¿Qué tiene que decir la historia sobre la cerrajería?

Hoy dispones de multitud de escuelas, manuales y guías por si quieres aprender el oficio. Pero en los albores de la profesión, su práctica quedaba reducida prácticamente a la herencia dentro de una misma familia, que transmitía todos los conocimientos de generación en generación. ¡Mucho ha llovido desde entonces hasta llegar a los cerrajeros rápidos en Ciutat Vella, Barcelona de hoy!

Del oficio podemos destacar varias cosas. Primero, que el término se deriva del término latino serrare (cerrar), y segundo, que al principio no se establecía distinción alguna entre cerrajeros y herreros, siendo ambas labores aglutinadas por estos últimos. Así pues, la forja y la cerrajería son dos artes que se encuentran íntimamente unidas por la historia.

En cuanto a su origen, existe cierta controversia entre los historiadores, pues mientras unos lo sitúan en la antigua China, otros lo localizan en Egipto. En cualquier caso, desde aquellos dos lugares se fue extendiendo, gracias a las relaciones comerciales, a los Imperios más florecientes del momento: el griego y el asirio. Como curiosidad, podemos citar que durante aquella época, los pobres debían conformarse con tener cerraduras de madera en sus viviendas, pues contar con cerraduras de hierro era un privilegio más de los ricos.

La Edad Media supuso un punto de inflexión para el oficio. Se desarrolló el pestillo y se fueron mejorando los diseños de cerraduras y llaves. Un progreso que ha continuado hasta el día de hoy.

Si estás buscando un servicio de cerrajería profesional y competente, contacta con nosotros en Ariete Cerrajeros y persianistas. Recuerda que ponemos a tu disposición cerrajeros las 24 horas.